Reseña de Melina Blanco: Lila (2019) – álbum debut

Ambient y electrónica traslúcida según Melina Blanco

Por: Susan Campos Fonseca

Siempre celebro encontrar una nueva producción de música experimental creada por una  artista costarricense o centroamericana. Gracias a la entrevista que mi colega Randall Zúñiga realizó a Melina Blanco en el programa Audiotopía 101.5 Costa Rica Radio, pude conocer su trabajo y escuchar su álbum debut Lila (2019).

Programa Audiotopía:

En sus breves notas sobre álbum, la artista escribe: “Recuerdos y experiencias. Inspirado en personas, espacios y momentos que han tenido un gran impacto en mi. Algunas canciones fueron hechas hace casi dos años, otras están inspiradas en experiencias más recientes.” Investigando sobre Melina, supe sobre su trabajo como DJ, y empecé a explorar su blog-podcast Polen, dedicado, según indica su presentación en Soundclound: a promover, documentar y compartir música electrónica a través de eventos y medios digitales.

También llamó mi atención el proyecto Techno Nature, y su colaboración DRP&Melina, especialmente la que publica en “Polen Pocast Vol. 3” y denominaba “Bio Techno”, que incluye paisaje sonoro y fuentes bioacústicas dentro de una producción de electrónica de baile.

Una primera escucha de Lila (2019) me llevó a pensar en el instinto creador y la intuición de la joven artista que, cómo indica en su conversación con Randall Zúñiga, fue capaz de trabajar a partir de grabaciones realizadas con un teléfono móvil, y producir obras de estética Ambient como “Matteo”, “Return trip”, “Haze”, y “Lio”, que me parecen exquisitas. La última obra de álbum, “Fell again” es más similar a su trabajo con DRP, y remite a la electrónica de baile. No quisiera utilizar términos técnicos para definir la música de Melina Blanco, encuentro más acercado usar palabras como  “traslúcido” o “diáfano”. Esta es una primera producción que resulta prometedora, espero escucharla crecer.

Hace poco escribí un artículo titulado “Sonoridades trans-eco-feministas desde Costa Rica” para la revista Radiocasetera. Allí señalaba que las artistas costarricenses de hip-hop y Ambient están registrando sonoramente los cambios sociales que transforman Costa Rica. Ahora que un virus ha conseguido instaurar un régimen de encierro y terror totalitario a nivel global, escuchar que una joven costarricense produce música tan sutil, capaz de motivar “escuchas profundas”, como diría Pauline Oliveros, es algo que celebro invitándoles a escuchar.

Un comentario

Responder a Saravia Danae Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .