Por: Salma Cerón

La música es también territorio, y su grandeza yace en ser expansiva y vinculante. Nuson es una comunidad boliviana que se ha encargado de conectar territorios desde su país con el resto de los rincones sonoros en Latinoamérica. El tercer compilado de Nuson es un encuentro sonoro entre Bolivia y México, de una cadencia musical incomparable. Hermosos paisajes sonoros develan los nuevos sonidos del underground, entre vaporwave, live looping, indietrónica, cute-noise y rock psicodélico.

El orden de este tercer volumen está sujeto a una experiencia sonora interesante, apostando en primer lugar por la banda boliviana La Perseguidora y su pista de disco alterada por funk, techno y ritmos de un ritual bailable. Lo sigue la banda mexicana de vaporwave mexicano Sentidos Apuestos con la canción que hicieron en colaboración con Diego Puerta de Dromedarios Mágicos quien hizo las vocales para ‘Niño Menso’, una canción de luces y efectos. Continúa con Matone, un artista boliviano que nos comparte ese indie rock luminoso y nostálgico que tiene reminiscencias del dreampop o el shoegaze con ‘Don’t wanna go’. El encuentro psicodélico corre a cargo de Pirámides, banda del norte de México, que brinda un rush extravagante con inmersivas guitarras vibrantes en su canción ‘Seré velocidad’.

La compositora boliviana Canela Palacios presenta un loop vocal melódico jugando con sonidos contemporáneos e iberoamericanos, la armonía y el juego de su voz nos acompaña hasta el final con la siguiente pista del artista mexicano Ese Vinny, donde capas de voces dialogan en un rock alternativo con singulares variaciones.

La contemplación sonora toma lugar con ozZo Ukumari, artista boliviano que explora y reflexiona sobre los sonidos de la naturaleza, con la delicadeza y la fluidez de esas vibraciones que a veces pasan desapercibidas de nuestro espectro sonoro. Para continuar con viajes alejados de nuestra percepción común, Fryturama es una banda mexicana, que auto define su sonido como «cute-noise», una senda auditiva con una voz suave acompañada de ese estilo trippy distorsionado y envolvente al mismo tiempo. The Benysol Hookup es un acto de live looping con capas de voces develando un ritual rítmico, entre sonidos ceremoniosos y solemnes.

Cassettes have become extinct es un proyecto boliviano de un gran despegue transdimensional, escuchar esta pieza de ambient techno es un delirio de la electrónica experimental, además, con un acertado título distópico premonitorio. Continuando en esa línea futurista, los sintetizadores de la banda boliviana Maisman nos elevan en un viaje sin retorno y lejano. Por si fuera poco, en esa misma travesía, el proyecto mexicano de Todas las anteriores puede ser la extensión perfecta, entra le distorsión y el sonido de un mundo oscuro y envuelto en el ruido.

Para terminar con más dark ambient y ruidismo, el proyecto boliviano de Espíritu ensoñado y Pass evoca imponentes sonidos y texturas que logran intervenir cualquier superficie armónica con la que dialoguen durante los siete minutos de la pieza. La última canción es un proyecto mexicano del artista Pedeplei, microsonidos van evolucionando en un ambiente maleable por efectos y loops con una personalidad ingeniosa.

Este compilado es una lista fascinante y estable de grandes artistas activos que comunican nuevos sonidos, que dialogan sobre otras realidades y además, nos invitan a unir territorios sónicos.

Fecha de lanzamiento: 16 de diciembre de 2020

Musexplat

GRATIS
VER